¿Cuando tenemos que ir al osteópata?

La Osteopatía no es una práctica médica alternativa a la Medicina, sino complementaria a esta. Por lo tanto, puede ayudar a mejorar el estado general del paciente. Es especialmente eficaz en trastornos biomecánicos de la columna vertebral así como en males de toda la estructura corporal.

También se recomienda el tratamiento osteopático para aquellas personas que quieran informarse de su estado de salud, atender a las partes del cuerpo que es necesario atender y, por lo tanto, hacer una tarea preventiva.

osteopatia

También pueden beneficiarse de esta terapia personas que hayan sufrido cualquier tipo de traumatismo directo (accidentes de tráfico, caídas, golpes en la cabeza…) y también es útil en el tratamiento de patologías secundarias asociadas a estos traumatismos, que cómo pasa a menudo, acontecen crónicas con el tiempo.
La Osteopatía, pues, puede ser aplicada a personas de todas las edades.

¿Cuales son las áreas de aplicación de la osteopatía?

General

 
Se tratan las disfunciones biomecánicas de toda la estructura corporal, desde la posición plantar hasta la cefálica. Especial consideración merecen los dolores musculares y articulares así como los males de la columna vertebral (lumbalgias, cervicálgias, algias vertebrales, ciáticas, hernias discales, discopatias en general…)

Maternidad

 
Prevención y control durante el periodo de gestación a lo largo del cual se intenta reducir la habitual carencia de movilidad de la estructura pélvica al final del embarazo. El tratamiento se puede empezar a partir del tercer mes de embarazo, durante el cual se empieza a valorar la parte mecánica para que en el momento del parto no se produzcan restricciones de movilidad que lo dificulten. Por otro lado, también se tiene cura del reequilibrio del sistema corporal y visceral (continente y contenido) después del parto.

Urogenital

 
Tratamiento de alteraciones del sistema urogenital, como por ejemplo amenorreas, dismenoreas (alteraciones del ciclo menstrual) disfunciones del sistema genital y ginecológico, así como ciertos casos de incontinencia urinaria. La perspectiva que ofrece la Osteopatía puede ser de gran ayuda en este campo, puesto que a menudo se presentan disfunciones relacionadas con problemas de compresión visceral, vinculadas, a la vez, con una desorganización postural. Es decir, los resultados son mejores si además de analizar las disfunciones propias del sistema, estas se trabajan desde el punto de vista de la fisiología postural.

Orofacial

 
Tratamiento de las patologías orofaciales, como por ejemplo las disfunciones de la oclusión o de la articulación de la mandíbula. A veces es necesaria la colaboración entre odontólogo y osteópata, puesto que el sistema orofacial influye directamente en el funcionamiento de las vértebras cervicales y, por lo tanto, en la postura general del organismo y viceversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *